La Solicitud de Empleo: Lo que los Empleadores Realmente Quieren

solicitud empleo

En el mundo laboral tradicional, el proceso de solicitud de empleo puede parecer bastante sencillo: los empleadores publican una descripción de trabajo detallada, los solicitantes de empleo envían sus currículums si cumplen con los criterios, y los empleadores seleccionan a los candidatos que mejor se ajustan a la descripción.

Sin embargo, este proceso a menudo no refleja la realidad de lo que los empleadores realmente buscan. En muchos casos, los empleadores no saben exactamente lo que quieren. Este artículo explorará esta idea y proporcionará una nueva perspectiva sobre cómo los solicitantes de empleo pueden abordar el proceso de solicitud de empleo.

Los Dos Elementos Esenciales para Conseguir un Empleo

Para ser considerado para cualquier puesto de trabajo, hay dos elementos esenciales que todo solicitante debe tener en cuenta: la capacidad de crear valor y la habilidad para demostrarlo.

Primero, es crucial entender la importancia de la creación de valor. Cada empresa busca contratar a personas que puedan aportar algo único y valioso a su organización.

Esto puede tomar muchas formas, desde habilidades técnicas específicas hasta la capacidad de liderar equipos o gestionar proyectos de manera eficaz.

Sin embargo, no se trata solo de tener habilidades; se trata de cómo esas habilidades pueden utilizarse para beneficiar a la empresa. En otras palabras, debes ser capaz de crear más valor para la empresa que su mejor alternativa.

En segundo lugar, no basta con ser capaz de crear valor; también debes ser capaz de demostrarlo. Esto puede ser un desafío, especialmente si estás solicitando un nuevo tipo de trabajo o entrando en una nueva industria.

Sin embargo, es un paso crucial. Puedes ser increíblemente valioso, pero si no puedes mostrar a los empleadores cómo y por qué eres valioso, es posible que no te consideren para el puesto.

Esto puede implicar mostrar ejemplos de tu trabajo, proporcionar referencias de trabajos anteriores, o incluso realizar una tarea o proyecto de muestra para demostrar tus habilidades.

El Mito de la Descripción de Empleo Perfecta

Las descripciones de empleo son una herramienta común utilizada por los empleadores para comunicar las responsabilidades y requisitos de un puesto. Sin embargo, estas descripciones a menudo no reflejan la realidad completa de lo que un empleador está buscando.

Las descripciones de empleo se crean generalmente basándose en una combinación de las necesidades actuales de la empresa, las habilidades y experiencias que los empleadores creen que serán valiosas, y las normas de la industria.

Sin embargo, estas descripciones tienen sus limitaciones. Por un lado, pueden ser demasiado específicas, excluyendo a candidatos potencialmente valiosos que no cumplen con todos los criterios. Por otro lado, pueden ser demasiado vagas, atrayendo a una amplia gama de candidatos, no todos los cuales serán adecuados para el puesto.

Además, las descripciones de empleo a menudo son una suposición de lo que los empleadores creen que necesitan. Pueden basarse en lo que ha funcionado en el pasado, en lugar de lo que podría funcionar en el futuro. O pueden reflejar una visión idealizada del candidato perfecto, en lugar de la realidad de lo que se necesita para hacer el trabajo.

Demostrando Tu Valor Más Allá de la Descripción del Empleo

En el competitivo mercado laboral de hoy, es esencial que los solicitantes de empleo demuestren su valor más allá de los criterios enumerados en una descripción de empleo.

Aquí hay algunas estrategias y ejemplos de cómo puedes hacerlo:

  1. Portafolio de Trabajo: Un portafolio de trabajo es una excelente manera de demostrar tus habilidades y experiencia. Esto puede incluir proyectos en los que has trabajado, ejemplos de tu trabajo, o incluso testimonios de clientes o colegas. Un portafolio sólido puede mostrar a los empleadores que eres capaz de producir resultados de alta calidad.
  2. Proyectos Paralelos: Si tienes proyectos paralelos o pasatiempos que demuestran tus habilidades, no dudes en compartirlos. Estos pueden ser una excelente manera de demostrar habilidades que no se reflejan necesariamente en tu experiencia laboral formal.
  3. Habilidades Transferibles: Las habilidades transferibles son habilidades que puedes llevar de un trabajo a otro. Estas pueden incluir habilidades de comunicación, habilidades de liderazgo, habilidades de resolución de problemas, y más. Asegúrate de destacar estas habilidades y proporcionar ejemplos de cómo las has utilizado en el pasado.
  4. Formación Continua: Si has tomado cursos adicionales, obtenido certificaciones o participado en talleres relevantes para el puesto, asegúrate de mencionarlos. Esto demuestra a los empleadores tu compromiso con el aprendizaje continuo y el desarrollo de tus habilidades.
  5. Iniciativa y Proactividad: Los empleadores valoran a los candidatos que muestran iniciativa y proactividad. Si puedes proporcionar ejemplos de cómo has tomado la iniciativa en el pasado, ya sea para resolver un problema, mejorar un proceso o liderar un proyecto, esto puede ser una señal fuerte de tu valor.

Es importante recordar que el objetivo no es simplemente ajustarse a una descripción de trabajo perfectamente, sino demostrar cómo puedes aportar valor a la empresa. Esto puede implicar destacar habilidades adicionales no mencionadas en la descripción del trabajo, demostrar tu valor a través de un portafolio de trabajo o proyectos paralelos, o mostrar tu compromiso con el aprendizaje continuo y el desarrollo de tus habilidades.

El proceso de solicitud de empleo es una oportunidad para demostrar tu valor y potencial a los empleadores. No te desanimes si no cumples con todos los criterios de una descripción de trabajo.

En su lugar, céntrate en cómo puedes aportar valor y demostrarlo de manera efectiva. Te animamos a redefinir tu enfoque a las solicitudes de empleo, y a ver cada solicitud como una oportunidad para demostrar tu valor único.

seguimiento candidaturas

Deja un comentario